9 Nov

Qué miserables somos cuando somos conscientes.
Esa determinación que nos define; somos de donde venimos y cuando el prólogo ha terminado, el inicio es lo más difícil.
No existe libertad.
Esa pregunta silenciosa: ¿Por qué yo? ¿Por qué esa fecha de caducidad?
La constancia pesa y perder sentido es más sencillo.
El día [y sólo aquél] que la respuesta sea mía, volveré a empezar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: