Clint Eastwood: Invictus

16 Nov


Desde las sombras de la negra noche,
que mi cielo enlutecen,
doy gracias a los dioses,
por que nada mi alma abatir puede.
Los rudos golpes de la vida
ni un ¡ay! me han arrancado;
brota la sangre de mi testa herida,
¡pero no la he doblado!
Más alla de esta furia y estas lágrimas
las tinieblas se espezan,
mas no siento pavor por la amenaza
de los años que vengan.
Angosta es esta carcel en que vivo;
mi cadena es pesada.
¡Pero yo soy el dueño de mí mismo,
el capitán de mi alma!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: