Carl Sagan: COSMOS.

25 Oct
El cerebro evolucionó desde el interior de la cabeza hacia el exterior. En lo más profundo de él se encuentra la parte más antigua, el tronco del encéfalo, que dirige las funciones biológicas básicas, entre ellas los ritmos de la vida, los latidos del corazón y la respiración. Según un concepto provocativo de Paul MacLean, las funciones superiores del cerebro evolucionaron en tres fases sucesivas. Coronando el tronco del encéfalo se halla el complejo R, la sede de la agresión, del ritual, de la territorialidad y de la jerarquía social, que evolucionó hace centenares de millones de años en nuestros antepasados reptilianos. En lo más profundo del cráneo, encontramos algo parecido al cerebro de un
cocodrilo. Rodeando al complejo R está el sistema límbico del cerebro de los mamíferos, que evolucionó hace decenas de millones de años en antepasados que eran mamíferos, pero que aún no eran primates. Es una fuente importante de nuestros estados de ánimo y emociones, de nuestra preocupación y cuidado por los jóvenes. Y finalmente, en el exterior, viviendo en una tregua incómoda con los cerebros más primitivos situados debajo, se halla la corteza cerebral, que evolucionó hace millones de años en nuestros antepasados primates […], y que es el reino de la intuición y del análisis crítico. La corteza regula nuestra vida consciente. Es lo que distingue nuestra especie, la sede de nuestra humanidad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: